miércoles, agosto 13, 2008

Las mujeres culpables de agresiones sexuales, dice la Iglesia Católica

La Iglesia Católica mexicana, en concreto la Arquidiócesis de México, tiene su diagnóstico particular de las razones por las que las mujeres de México sufren agresiones sexuales y para que las eviten les tiene estas recomendaciones:
Si quieres evitar una agresión sexual...

* No uses ropa provocativa...
* Cuida tus miradas y tus gestos...
* No te quedes sola con un hombre, aunque sea conocido...
* No permitas familiaridades de tus amigos o parientes...
* No admitas pláticas o chistes picantes...
* Busca ayuda cuando sospeches una mala intención...
La recomendación tiene que ver con esa creencia, sin fundamento, de que las mujeres provocan a los hombres, de que ellas son las culpables de sufrir una violación, ellas y sus acciones incitan a los hombres al pecado, a la perdición del alma.

En pocas palabras, la Iglesia Católica mantiene el estigma de que las mujeres representan el pecado, es el Síndrome de Eva: Adán no habría caído en la tentación si Eva no hubiera aceptado lo que la serpiente, Satánas, le dijo.

Ahora, la Arquidiócesis de México ha puesto al día esa condena a las mujeres y las vuelve a culpar, las convierte en autoras intelectuales de su propio sufrimiento. Son violadas, son manoseadas, porque ellas lo provocan.

En la Ficha 30 El Pudor de Desde la fe, semanario católico de información, los editorialistas aseguran que la ausencia de pudor (Honestidad, modestia, recato, según la RAE) conduce a la prostitución.

En su delirio, la publicación hace aseveraciones que rayan en lo infantil, redefine el pudor:
El pudor no es la vergüenza de mostrar un cuerpo feo o antiestético; es el recato con el que se guarda lo sagrado, lo que es expresión de un verdadero amor.
(..)
El pudor es reservar para el ser amado esos incentivos sensitivos y placenteros que llevan a tener hijos. El amor convierte el cuerpo humano en sagrado, en dádiva exclusiva para el ser amado.

No ocultamos nuestro cuerpo porque sea feo o nos dé vergüenza, sino porque es bello, pero ya tiene, o queremos que tenga, un dueño o dueña para siempre.

Cuando exhibimos nuestro cuerpo sin recato, sin pudor, lo prostituimos porque provocamos en los demás sentimientos hacia nosotros a los que no tienen derecho, a no ser que deseemos ser propiedad pública, es decir, que nos prostituyamos aunque sea mentalmente. Eso es la pornografía: una prostitución mental.
Incluso, aclaran que no tener pudor es formar parte de un pueblo incivilizado:
Los pueblos primitivos tienen un concepto del cuerpo humano muy diferente al de los pueblos llamados civilizados, de tal modo que para ellos la desnudez no atenta contra su pudor. ¿Es el pudor cuestión de cultura y de costumbres?
En el texto, hay un tufo de contradicción, una peste a justificación, a curarse en salud:
El cuerpo humano es, simplemente, bello. Es obra de Dios y, a nuestros ojos, es la más perfecta de las obras. Las artes plásticas lo han glorificado y sublimado en busca de un sentimiento meramente estético.
La Iglesia Católica asesina a las mujeres mensajeras de la mala noticia de una agresión sexual, las condena a ser apedreadas en tanto que son culpables de lo que padecen. Y les niega el derecho al placer sexual, las define como máquinas de procrear. Nada dice de la opción a decidir sobre su propio cuerpo, nada del momento del orgasmo. Nada de placer para las mujeres. Resucita la Iglesia Católica el viejo dicho: "la mujer como la escopeta: cargada y detrás de la puerta".

Nada dicen la Iglesia Católica y sus voceros de lo que se gesta en los vericuetos de la mente humana, de los deseos, las pasiones, las perversiones, los traumas y las ansias que la sinapsis entre neuronas producen y se expresa con acciones condenables, pero no siempre producto de la obediencia a los estímulos que provienen de un cuerpo de mujer, con ropa o sin ella.

A la pesada loza en que se convierte una agresión sexual, la Iglesia Católica agrega la mas atroz, mas condenable, menos entendible y más difícil de curar: la culpa propia. Si de por si, esa es la tesis de los agentes de la policía, de los Agentes del Ministerio Público, de las trabajadoras sociales de las procuradurías. Generalizo para simplifcar, hay honrosas excepciones. Una mujer que ha sido violada vuelve a serlo al responder interrogatorios que la convierten, a ella víctima, en primera sospechosa.

Actuar en defensa propia para evitar una violación puede ser la puerta de entrada a un infierno sin salida, un tobogán de señalamientos que llevan a la víctima a considerar si no hubiera sido mejor acceder a la violación para no estar ahora condenada por asesinato sin atenuaciones, sin que el aparato judicial crea en su necesidad de escoger un camino para evitar el otro.

Con esa posición, la Iglesia Católica traslada a la mujer la responsabilidad del pecado, que ella no cometió. Y exculpa al hombre, sin necesidad de juicio e investigación alguna. Los voceros de la Iglesia Católica dan cheques en blanco a los agresores sexuales, les perdonan el pecado antes de ser cometido, los encaminan a la salvación del alma con decretos verbales.

Cuestionemos a la Iglesia Católica por su trasnochada forma de pensar, por su carencia de argumentos, por su facilidad para definir lo que es un gravísimo problema de convivencia social, por su estúpida forma de negarse a ver la realidad, por su innata necesidad de exigir que todos pensemos como ellos, por su brutal interpretación literal de La Biblia, por su terquedad inquebrantable en socavar la convivencia social. Por ser, una y otra vez, capaces de ver las pajas que no existen en los ojos de las mujeres y atreverse a decirnos que no tiene ninguna viga en los propios.

Actualización I
La nota relacionada con las recomendaciones del Arzobispado de México, primero fue publicada por El Universal y luego en otros medios. Al menos así me di cuenta.

Temas que cuestionan a la Iglesia Católica no son bien digeridos por alguno medios, por las creencias de los editores o por temor a sufrir la represalia de la jerarquía religiosa, que no se toca el pecho para iniciar un linchamiento.

Dejó aqui los enlaces, para que cada quien juzgue el tratamiento del tema en cada medio:

El Universal | Sugiere la Iglesia a mujeres no usar ropa provocativa
Proceso | La mujer provoca agresiones sexuales | 'Aberrante' postura del clero sobre las mujeres
La Jornada | Pide Iglesia católica mexicana a mujeres no usar 'ropa provocativa' | El pudor, antídoto contra la agresión sexual: clero

Actualización II
Leo en Proceso.com.mx que la Diócesis de Matamoros, Tamaulipas hizo en abril pasado un recomendación similar:
El pasado 28 de abril, la diócesis de Matamoros, Tamaulipas, pidió a las mujeres abstenerse de ir a iglesias católicas vestidas con minifaldas o blusas sin mangas, a fin de evitar “tentaciones” al resto de la feligresía.

El vicario de la iglesia de la Santísima Trinidad, José Luis González, consideró que las temperaturas hasta de 41 grados centígrados en la región no justificaban que las mujeres “acudan con poca ropa. Ahí esta el ejemplo de nuestro obispo Faustino Armendáriz Jiménez, a quien siempre vemos con pantalón y camisa negra de manga larga”, dijo.


Actualización III
La Iglesia Católica reaccionó, ala difusión de sus recomendaciones, dijo que se tergiversaron. Lo que se hizo, subrayó, fue dar una orientación y no una crítica o prohibición a la forma de vestir.

El Universal | Se tergiversó información sobre vestimenta de mujeres: Arquidiócesis

¿Cuál es tú opinion, estás de acuerdo con la postura de la Iglesia Católica, estás en ocntra? Puedes expresarlo dejando un comentario. Muchas gracias.

Technorati tags:

2 comentarios:

Omega dijo...

¿Apoco si Adan hubiera sido tentado por un bigotudo de los Village People, habría caido en la tentación de comer la manzana? Eso ciertamente, imposible. Luego entonces, las mujeres son el pecado encarnado y la iglesia tiene razón.

editor dijo...

Omega, la tesis de la Iglesia Católica asume que Adán no tenía un criterio propio, por eso le hizo caso a Eva.

Y eso choca con la tesis del libre albedrío, presente, precisamente, desde el Génesis. Cuando la Iglesia Católica culpa a Eva le niega a Adán su libertad.

Adán también estaba cuando Dios les explicó la diferencia entre los dos árboles. sabía que del fruto de uno no debía comer. ¿Fue un idiota por no recordarlo y creer en lo que Eva repitió luego de escucharlo de Satánas? Parece que la Iglesia Católica eso cree.