miércoles, noviembre 07, 2007

México, el socio del TLC que mas contamina el aire y el agua



Por primera vez, En Balance, un informe anual de la Comisión para la Cooperación Ambiental (CCA) que registra la emisión y disposición de contaminantes industriales en los países socios del TLC, incluye información de México. Nuestro país es líder en contaminación industrial hacia el aire y el agua. Y va a la zaga en materia de reciclaje de residuos industriales.

Comparada con Estados Unidos y Canadá, sus socios del Tratado de Libre Comercio (TLC), en México la emisión de contaminantes hacia el aire y el agua supera, en proporción, los porcentajes de esos dos países, que principalmente disponen en suelo sus desechos industriales. Nuestro país también se queda en tercer lugar cuando se trata de reciclar.

Por primera vez desde que entró en vigor el Tratado de Libre Comercio entre Canadá, Estados Unidos y México, un informe de la Comisión para la Cooperación Ambiental (CCA), creada según lo estipulado en el Acuerdo de Cooperación Ambiental de América del Norte (ACAAN) que complementa las disposiciones ambientales del mismo TLC, incluye información sobre la emisión de contaminantes en México.

Se trata de En Balance, emisiones y transferencias de contaminantes en América del Norte 2004, un informe que durante los 10 años anteriores presentó comparativos de las emisiones de contaminantes entre Canadá y Estados Unidos. Y a partir del undécimo año agrega información sobre México, correspondiente a 2004, principalmente porque hasta antes de ese año no existía en el país la obligación de las empresas de informar sobre las cantidades de contaminantes arrojados al agua, el suelo y el aire, entre otros.

Liberado durante octubre de 2007, el informe tiene como fuente de información para México el Registro de Emisiones y Transferencia de Contaminantes (RETC), que a partir de 2004 contiene información obligatoria, ya que en años anteriores solo se consideraban las aportaciones voluntarias de las industrias. El RETC es operado por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

La misma CCA advierte de las limitaciones contenidas en el propio informe y en el comparativo entre los tres países, pues apenas se presentan los datos para 56 sustancias químicas, nueve sectores industriales (productos de papel; industria química; refinación de petróleo y productos de éste; piedra, arcilla, vidrio y cemento; metálica básica; productos metálicos; manufactura de equipo de transporte; centrales eléctricas; y, plantas de manejo de residuos peligrosos y recuperación de solventes) y un número reducido de plantas industriales, alrededor de 10 mil. Esto por exigencias propias de los registros de cada país y que obligó a la CCA a comparar sustancias y sectores comunes en Canadá, Estados Unidos y México. En contraparte, el comparativo entre Canadá y Estados Unidos, también incluido en el informe, abarca 205 sustancias químicas, 25 sectores y 23 mil plantas.

El informe también incluye una base de datos en línea que permite hacer diversas búsquedas y consultar a detalle, incluso por planta industrial, la emisión de contaminantes en los tres países que integran el TLC. La información está disponible en francés, inglés y español.

Los números corresponden a 2004 y de acuerdo a la CCA no suponen necesariamente violaciones a la legislación ambiental; aunque la misma Comisión dice que deben tomarse como punto de partida para averiguar las consecuencias reales de la contaminación por desechos químicos en los tres países.

Al aire y al agua
En México, las emisiones de contaminantes al aire representan un 28 por ciento y equivalen a alrededor de mil toneladas. En Estados Unidos abarcan un 11 por ciento, unas 36 mil toneladas. Y en Canadá, apenas representan un 6 por ciento, es decir 5 mil 200 toneladas.

En lo que se refiere a las descargas de sustancias químicas en aguas superficiales, México también va a la cabeza, este tipo de contaminación representa un cinco por ciento, 191 toneladas. Mientras que en Canadá y Estados Unidos no superan el uno por ciento; 174 y 645 toneladas, respectivamente.

En el suelo
Menos del uno por ciento del total de sustancias químicas desechadas es dispuesta en el suelo, 22 toneladas. En Estados Unidos el 13 por ciento de los desechos, 43 mil 300 toneladas, se confina en el suelo. En Canadá ese destino lo tienen 5 por ciento de los químicos contaminantes, es decir, 4 mil toneladas.

El documento aclara que la inyección subterránea no es un método de manejo de residuos que se practique en México.

En cambio, proporcionalmente, México encabeza las transferencias de sustancias contaminantes fuera de las plantas industriales; esto es el traslado hacia rellenos sanitarios, principalmente. En el país, un 29 por ciento de los desechos industriales se traslada fuera del lugar donde se generan, mil toneladas en total. La cifra es similar a la de los contaminantes que se arrojan al aire.

En tanto, en Canadá el 22 por ciento es enviado fuera de las fábricas, 19 mil 700 toneladas. En Estados Unidos, se trata del 12 por ciento, 38 mil 900 toneladas.

Reciclaje
En lo que se refiere a las transferencias de desechos destinadas a reciclarse, México también va rezagado. Apenas el 34 por ciento de los contaminantes, mil 200 toneladas, se recicla.

En Canadá, el 63 por ciento, 55 mil 200 toneladas son recicladas. En Estados Unidos ese destino lo tiene el 43 por ciento, 138 mil 100 toneladas.
Un análisis del informe En Balance señala como un aspecto importante las transferencias transfronterizas, principalmente para reciclaje. En el caso de México no hay datos de transferencias hacia Estados Unidos y Canadá. Y Canadá no envía a nuestro país desechos para ser reciclados.

En cambio, se conoce cuántas toneladas de desechos pasan de Estados Unidos hacia México, 35 mil 793 toneladas. De las cuales, mas de 35 mil toneladas se refieren a reciclaje de metales. De hecho, 34 mil 979 toneladas de esa transferencia fueron enviadas a Zinc Nacional, S. A. con sede en Monterrey, Nuevo León.

Según el informe, entre 1998 y 2004, las transferencias de materiales para reciclaje de Estados Unidos a México aumentaron un 25 por ciento, con una disminución del 10 por ciento entre 2003 y 2004.

El reciclaje de desechos industriales plantea todavía numerosas dudas, entre ellas la de los riesgos que implica el traslado y almacenaje de sustancias peligrosas. También las empresas dedicadas a reciclar se quejan del trato que reciben y señalan que no esta claro cuando un residuo se convierte en producto.

Legislación
En Balance detalla las reformas legales en materia ambiental realizadas en México en años recientes. Y considera "un hito significativo" la inclusión de los datos mexicanos en el informe publicado en octubre de 2007.

Dice el documento que desde una propuesta inicial en 1994, un programa piloto en Querétaro en 1995-1996, las modificaciones a la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA) en diciembre de 2001, hasta llegar a la publicación de los datos del RETC en noviembre de 2006 hay muchos años de esfuerzo y el trabajo de muchas personas en la SEMARNAT, las propias industrias sujetas a los nuevos requerimientos de registro y diversas organizaciones no gubernamentales.

Mas aún: la publicación de los datos del RETC en internet es considerada "una respuesta fehaciente al creciente movimiento por el derecho a la información en México y su énfasis en la transparencia de la información".

Sin embargo, el mismo documento señala que aunque las modificaciones a la LGEEPA en 2001 establecieron la obligación de los gobiernos federal, estatales y municipales de crear registros de las emisiones al aire, el agua, el suelo y el subsuelo, así como del manejo de materiales y residuos peligrosos, con la información incluida en las licencias y los permisos de muy diversas autoridades, esto no se ha logrado.

Entre 2004 y 2006, apenas 12 estados (Baja California, Colima, Chihuahua, Coahuila, Durango, Hidalgo, Guanajuato, México, Michoacán, Nuevo León, Tabasco y Tamaulipas) y el Distrito Federal habían reglamentado la aplicación del Registro de Emisiones y Transferencia de Contaminantes (RETC).

Limitaciones
El informe En Balance reseña sus propias limitaciones: detalla que "es un buen punto de partida para obtener una imagen de las emisiones y transferencias de sustancias químicas en América del Norte, pero no es perfecto".

Las pocas sustancias químicas, 56, y sectores industriales, nueve, comunes a los tres países; así como la diferencia en los umbrales de registro, mismos que deben ser mas comparables; y, una mayor consistencia en los métodos de registro permitirá aclarar el panorama de la contaminación industrial.

También la inexperiencia en los registros, como es el caso de México, contribuye a disminuir la profundidad del estudio.

Expresamente se señala que 540 sustancias registradas en Estados Unidos, 250 en Canadá y 40 en México quedaron excluidas de la comparación. Por lo que "a todas luces, aumentar la cantidad de sustancias comunes a los tres países es una prioridad. (...)Los tres países tienen asignaturas pendientes para extender la lista de sustancias químicas registradas en América del Norte".

Entre las sustancias químicas que se emiten en grandes cantidades y no se incluyeron en el comparativo están el zinc y el cobre. Lo mismo sucede con el solvente tolueno, un agente tóxico que atenta contra las funciones del desarrollo y la reproducción. Otro solvente no incluido es el ácido clorhídrico, una sustancia arrojada al aire en grandes cantidades, dos veces y media por encima del metanol.

Ni Canadá ni México registran las emisiones de bario y sus compuestos, que pueden causar parálisis muscular si se ingieren en grandes cantidades; tampoco hay obligación de informar las emisiones de éteres glicólicos, que pueden ser depresores del sistema nervioso central si son inhalados.

En contraparte, en Estados Unidos no se registran las emisiones de óxidos de nitrógeno, óxidos de azufre y compuestos orgánicos volátiles (COV) que se emiten en grandes cantidades y tienen una función importante en la creación de esmog y lluvia ácida. El vecino país tampoco registra la emisión de gases de efecto invernadero como dióxido de carbono, metano y óxido nitroso.

La industria de la extracción de petróleo y gas tampoco tiene obligación de hacer registros en Estados Unidos, mientras que en México, 30 plantas de ese tipo fueron responsables durante 2004 del 10 por ciento de las emisiones y transferencias de sustancias químicas.

En México, el sector minero metálico no esta obligado a informar al programa RETC, que tampoco incluye registros para la manufactura de equipo electrónico y eléctrico. al igual que la industria de productos alimentarios.

Otras sustancias no incluidas en el comparativo entre los tres países son: el arsénico y el cadmio y sus compuestos, considerados en la Propuesta 65 de California como carcinógenos y vinculados con defectos congénitos y otros desórdenes del desarrollo y la reproducción. Lo mismo para miembros de la familia de las dioxinas, consideradas carcinógenos y agentes neurotóxicos presuntamente nocivos para el desarrollo y el sistema endocrino. También, el hexaclorobenceno es considerada una sustancia cancerígena y tóxica.

De acuerdo al documento, los gobiernos de Canadá, Estados Unidos y México, la propia industria, las organizaciones no gubernamentales y la misma CCA "tienen aún mucho trabajo por delante para lograr la meta de brindar una imagen más refinada de las emisiones y transferencias" de contaminantes en la región.

Juan Manuel Robledo/s.i.glo21

Technorati tags:

No hay comentarios.: