jueves, julio 19, 2007

Una novela gratis, para que no haya lectores de segunda

El escritor canario Alberto Vázquez-Figueroa ha puesto disponible en su blog, para su descarga gratuita, su mas reciente novela, Por más de un millón de dólares.
Y lo ha hecho haciendo diversas consideraciones que no deben gustarle mucho al industria editorial, sea en España o en cualquier otro país.
Vázquez-Figueroa dice:
A partir de ahora mis novelas se editarán simultáneamente en edición “cara”, de las llamadas “de tapa dura”, en edición de bolsillo a mitad de precio, podrán descargarse gratuitamente en “Internet” y todos los periódicos o revistas que lo deseen están autorizados a publicarlas al estilo de las antiguas novelas por entregas con la diferencia que en este caso no tendrán obligación de pagarme nada en concepto de derechos de autor.

Me han preguntado si es que me he vuelto loco, me sobra el dinero o pretendo arruinarme y arruinar de paso a mi editor. No es el caso.

He meditado largamente sobre el tema y he llegado a la conclusión de que hoy en día hay público para todos los niveles adquisitivos del mismo modo que quien lo desea puede almorzar en un restaurante de lujo, en una simple hamburguesería e incluso acudir a un comedor social.

También puede hacerse un traje a medida, comprárselo en unos grandes almacenes o en un rastrillo dominguero.

Igual ocurre en la mayor parte de las facetas del consumo, excepto en lo que se refiere a los lectores que tienen que resignarse a pagar el precio que marca el editor que ha adquirido los derechos en exclusiva de un determinado libro o aguardar años hasta que se edite en bolsillo.

Y desde luego nunca lo obtendrá gratis.
Agrega que la industria edita un libro en tapa dura y dos años después de exprimir ese formato saca una edición de bolsillo para unos lectores de segunda que no pudieron pagarse el primer formato. Y:
No deben existir lectores de segunda ni de tercera categoría, porque lo que importa es su relación directa con el autor independientemente de lo lujoso que sea el vehículo que proporcione dicha relación.
El autor recuerda que la edición por entregas de novelas como Los Tres Mosqueteros o Los Miserables multiplicó los lectores y precisa que ahora los editores no pueden quejarse de que se lee poco cuando son ellos los que mantiene el control del precio de lo que en este momento interesa alos lectores.

También critica al gobierno que hace costosas campañas para promover la lectura, enfrentando al lector a libros que no están a su alcance por el alto costo. También reclama los altos impuestos para el creador, sin que se devuelvan en beneficios para seguir escribiendo.

Dice que quien se vaya a descargar la novela gratis seguro que nunca la iba a comprar y lo que le importa es hacer lectores:
Sin lectores no hay beneficios, y cuando haya muchos lectores ya llegaran los beneficios.
Seguramente que la apuesta de poner un libro disponible para su descarga gratuita puede incomodar a los editores pero pondrá feliz a muchos lectores que de esa forma accederán a un trabajo que por muchas razones no tendrían en sus manos, entre otras porque el libro recién editado no se ponga a la venta en su país, por el costo de la edición o porque viven en alguna parte del mundo donde la obra no está disponible en un corto plazo.

La descarga gratuita por internet también puede empujar la recomendación del libro, su istribución en discos compactos o su publicación por entregas en algún medio local, como lo anticipa el autor.

La decisión del autor canario también es un aguijón para la industria editorial que titubea siempre a favor de sus intereses y deja de editar en tiradas baratas los libros que no funcionarion en un primer intento, dejando a los lectores sin la posibilidad de leer una obra recomendada por un amigo o seleccionada en algún taller literario.

Vía ADN.es

Technorati tags:

No hay comentarios.: