viernes, julio 20, 2007

Murió Fontanarrosa

Durante años compré la revista Proceso y de inmediato la abría en la última página para leer Boogie El Aceitoso, una tira cómica de ácida hechura y feroz crítica. Era como una adicción al trabajo de Roberto Fontanarrosa, un humorista gráfico y por escrito, originario de Rosario, Argentina, donde lo conocen como El Negro.
Fontanarrosa ha muerto. Llegó al trazo final de su vida este 19 de julio de 2007, debido a un paro cardiorrespiratorio.
En 2003 se le diagnosticó esclerosis lateral amiotrófica, enfermedad que a partir de 2006 lo obligó a usar silla de ruedas. El 18 de enero de 2007 Fontanarrosa anunció en una carta que dejaría de dibujar, debido a que el padecimiento le había atrofiado la mano derecha, aunque anunció que seguiría haciendo guiones de sus personajes.
En Argentina, además de Boogie, Fontanarrosa creó el personaje de Inodoro Pereyra. Y también se le recordará por sus cuentos de humor y sus novelas.
En la web de Fontanarrosa puede verse su biografía y su trabajo gráfico y literario.
En México se le conoce por la autoría de Boogie, un matón a sueldo que desprecia al mundo entero, con excepción de sus armas, a las que mima como a un bebé lo haría una madre amorosa.
Boogie El Aceitoso se publicó en México en Revista de Revistas, el diario Excélsior y en Proceso desde 1977 hasta el 26 de octubre de 1996.
Este es un resumen de la biografía de Boogie:
Nombre: Boogie

Alias: el Aceitoso

Fecha de nacimiento: 1972

Lugar de nacimiento: Revista Hortensia

Domicilio: Desconocido

Padre, tutor o encargado: Roberto Fontanarrosa

Estado civil: soltero

Hobbies: comprar armas, disparar a transeúntes desde la ventana de su departamento

Señas particulares: anda todo el día con un cigarrillo en la boca

Personaje admirado: Jack, el destripador

Personaje detestado: el resto de la humanidad

Observaciones: delincuente peligroso
Recuerdo una de sus tiras en la que un tipejo iba con un militar yanqui para denunciar a un grupo de rojillos que se reunían en en una casa a conspirar; a cambio del chisme el "oreja" le pide droga y el militar lo manda a buscarla en un librero y luego lo mata al tiempo que dice que el nuevo enemigo de Estados Unidos son los narcotraficantes, no los comunistas.
En ese cartón Fontanarrosa supo resumir ese giro que la política yanqui dió hace años, quizá cuando su trazo lo registró de manera siniestra, puntual, certera, maravillosa.

Mas:
Murió Roberto Fontanarrosa
Fontanarrosa se fue sin matar a Boogie El Aceitoso
La web de Fontanarrosa

Foto: Clarín | Cartón: Fontanarrosa

Vía Recuerdos Inútiles

Technorati tags:

No hay comentarios.: