lunes, diciembre 12, 2005

La prensa tradicional a la zaga de internet

En La prensa en la hora Web 2.0, Francis Pisani, corresponsal de El País en California, E. U., reflexiona sobre la forma en que la prensa tradicional, principalmente la escrita va a la zaga en lo que respecta a internet.
Dice que los medios tradicionales apenas "están empezando a darle un papel de primer plano a internet. Pero intertent no espera. Ya tiene nuevo nombre: Web 2.0". Donde el protagonista y es la gente y las nuevas formas que tiene para comunicarse.
Pisani cita a directivos de The Guardian y The New York Times que hacen anuncios de que enlos próximos meses. años, los virajes del timón serán para enrutar hacia la internet; aunque para entonces ya lleven diez años de retraso.
El texto cierra con una reflexión:
La prensa tradicional ha tardado 10 años en querer no solamente estar presente, sino participar de la vida muy particular de la web. El problema es que durante esos años, la web cambió. La gente ahora quiere que se la escuche y tiene los medios para ello. Abandonar el control y la propiedad de la información no es fácil, sobre todo para quienes viven de ello y siguen creyendo tener alguna relación privilegiada con la verdad.

Resalto esto último porque ahí está el quid de la cuestión. En el fondo a veces, pero en muchos casos notoriamente a flor de piel, los medios se asumen como apóstoles de la verdad, "la verdad que está en sus páginas", una verdad entrecomillada por ser falsa, distorsionada y, tristemente, acorde a los intereses del medio y/o sus patrocinadores.
No debiera, pero existe, en muchos medios, una tensión constante entre si publicar el reflejo de la realidad o algo que se le parezca pero que no comprometa al poder público, al poderoso empresario o a los amigos del dueño.
El monopolio de la verdad como premisa editorial, la distorsión constante de los hechos como hábito periodístico. La mentira como motor de los intereses de la prensa escrita, de la radio y de la televisión.
Ese panorama es el que está torpedeando la internet; y especialmente la Web 2.0, en cualesquiera de sus sabores. La posibilidad de que el ciudadano pueda opinar, denunciar, acceder a una tribuna pública, sin censura, en la que pueda dar a conocer sus puntos de vista, frustraciones, desencantos frente al gobierno de cualquier nivel o frente a la empresa que abusa del monopolio.
Dará el viraje la prensa tradicional, pero como lo dice Pisani, llegarán tarde a la fiesta; antes, los ciudadanos se habrán acostumbrado a leerse unos a otros, a acceder a las noticias por escritos (blogs), palabras (podcast), videos (videoblogging) de los mismos protagonistas y/o por otros ciudadanos que estén o estuvieron cerca de los acontecimientos.
Creo, creeremos mas en la foto, la entrada en el blog o el video de los testigos que en lo que se ha cocinado en la redacción de un gran diario. Eso me gusta, eso es muy bueno.
Del texto de Pisani Enrique Dans dice que "parece que la prensa tradicional empieza a darse cuenta de que no todo eran extravagancias de geeks" y recomienda su lectura, al igual que este tecleador.

Technorati tags: , ,

No hay comentarios.: