lunes, mayo 19, 2008

La otra cara de las promociones

En Duopixel, Mark cuenta sus experiencias como vendedor de lotería instantánea y al final agrega un comentario sobre las promociones, como esas en las que abriendo una bolsa de papitas te vas a ganar un carro o destapando un refresco vas a llevarte un iPod.

Dice Mark:
Un bonus respecto a las promociones

Cuando vayas a la tienda y abras una pepsi con su súper promoción de un millón de dólares, no te hagas muchas ilusiones. Si ya la tienes abierta y en la mano, y no se te ha acercado nadie, no ganaste. No se pueden arriesgar a que se la lleven a su casa y tiren la corcholata por ahí, pues tendrían que donar el dinero al gobierno. Lo que en realidad sucede es que llega un interventor de gobernación con la empresa, le dan una lista de tiendas (generalmente las que más venden el producto) van a alguna que escoja el interventor, y le explican al dependiente que van a "plantar" un producto premiado.

Esperan a que alguien tome el producto y lo pague. Se le acerca un representante de la empresa junto con el interventor, y le preguntan si ya conoce la promoción. El afortunado responde que sí/no, le explican la promoción y le pidan que abra el producto "para ver si se ganó algo" y voila! ahí está tu premio gordo. Es por eso que los ganadores nunca son meseros de restaurante, pues tendrían una ventaja enorme.
Por ello no tiene sentido que compres todas las bolsas de papitas que hay en la tienda de la esquina, el premio está en otro lado.

Technorati tags:

No hay comentarios.: