martes, marzo 29, 2005

Reflexiones en la mente de un diputado.

La Jornada publica este 29 de marzo de 2005 un texto de Pablo González Casanova que me parece interesantísimo reproducir aquí. Se trata de la reflexión que dbería hacer cada uno de los diputados, antes de votar en la Sección Instructora y en el pleno si el asunto del desafuero pasa hasta allá.
El texto se puede ver acá.
Y aquí mediante un copiar y pegar:


Pablo González Casanova
Un voto de conciencia

Cualquier diputado con conciencia puede pensar así: "Voy a dar mi voto sin que me hayan dado línea, o por encima de la línea que me den, obrando de acuerdo con mi conciencia. Cuando más pienso, por más que quiero no se me olvidan las palabras de un chofer que recién me dijo con su acento de Guerrero: 'La gente está pendiente. Ya no es como antes; está despertando. Pero no sabe bien qué significa para el país el desafuero. Cuando lo sepa va a responder fuerte, y si a la gente le responden con la fuerza va a responder con más fuerza. Y así nos iremos yendo; porque desde ahora, eso sí, la gente como yo ya se siente muy injuriada. Le hablo de la gente de clase media baja con educación baja. Hay otros que están peor que yo y que no comen ni carne, ni pollo ni pescado, aunque sea poquito y una vez a la semana. Los oigo hablar que van a levantarse, como si tuvieran esa esperanza o como si amenazaran con cumplir su palabra. Yo todavía no; pero ya Dios dirá'.

Se me ha pedido que vote de acuerdo con mi conciencia y para cumplir tengo que hacer explícito lo que he vivido y reflexionado con relación al desafuero de Manuel López Obrador y lo que determinara mi voto en la sección instructora de la Cámara de Diputados o en el pleno de la Cámara si la moción llega a pasar.

En primer lugar me digo que si públicamente se nos está pidiendo que votemos de acuerdo con nuestra conciencia, en la practica he recibido todo género de ofertas y presiones.

Lo mismo se me han ofrecido beneficios y privilegios personales si voto en favor del desafuero, que se me ha amenazado con burlas y pronósticos reservados. En conciencia voy a votar en un ambiente cargado de cólera y codicia, ofuscado por la prepotencia o por la idea de que todos tenemos nuestro precio.

Si mi voto es de conciencia no sólo debo ver eso y reparar en eso, en que me quieren quebrar por la intimidación o por la negociación.

También tengo que hacer explícitos los efectos que el desafuero de López Obrador entrañaría. Qué beneficios traería y para quién o para quiénes. Desde luego, no traería ningún beneficio para hacer efectiva la justicia en México. Al contrario. Ya lo dijeron los juristas más distinguidos, los maestros en jurisprudencia más famosos. Tampoco impulsaría la democracia, pues eliminaría con falsos cargos jurídicos al candidato más popular según todas las encuestas.

Ya 'sin partido único', con su 'nuevo estilo de gobernar', 'los ricos y los poderosos' de los medios y el gobierno impondrían a los candidatos aceptables por ellos y eliminarían a los indeseables. Así el desafuero quedaría al descubierto en sus verdaderas intenciones y sus promotores perderían todavía más la poca credibilidad que les queda.

Y todo eso, por supuesto, no sólo mostraría la crisis anormal del derecho escrito, sino del derecho sobrentendido que también sirve para gobernar y para llegar a acuerdos entre los que mandan y con los que los apoyan. Privados de la palabra que vale, del derecho que más o menos organiza la conducta y de la razón que justifica o sirve para justificar los actos del gobierno, el país confirmaría su incapacidad de gobernarse a sí mismo y de modernizarse en una forma equilibrada y eficiente sin la ayuda de una fuerza que no sólo cuidara bien su frontera norte, sino el conjunto de su territorio, cuya población sin su presencia amenazaría la seguridad del país más poderoso de la Tierra.

Esas y otras razones de peso me llevan a votar contra el desafuero y también contra la prolongación de este juicio incalificable."

Posdata del autor: Al describir racionalmente el proceso necesario de la conciencia de todos y cada uno de los diputados de todos los partidos que tienen representación en la Cámara, consideré que lo mejor era pensar en uno solo de ellos. Yo suscribo plenamente lo que le atribuyo y estoy seguro de que todos lo suscribirán en el fondo de su conciencia. Hago votos por que lo hagan también en la expresión de su voto de conciencia.

No hay comentarios.: