viernes, septiembre 24, 2004

Pena ajena con el Canciller Derbez

Resulta que el canciller mexicano, Luis Ernesto Derbez le pidió al nuevo Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Miguel Angel Rodríguez que nombre a un mexicano en el cargo de coordinador de derechos humanos.
Me he enterado de la propuesta acá en El Universal online y me ha subido una oleada de coraje. México es un país que, a contrario de lo que su gobierno dice, anda bastante atrasado en eso del asunto de los Derechos Humanos.
Un país donde los talamontes cortan y cortan árboles mientras los índigenas que osaron oponerse están encarcelados; un país donde la prensa no tiene derecho al secreto profesional; un país donde las radios comunitarias son perseguidas por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) mientras los grandes grupos usan y abusan de las concesiones de radio; un país donde asesinan periodistas; un país donde eres culpable simplemente porque no tienes dinero para pagarte un abogado; un país donde los abusos policiacos son constantes; un país así cuánto sabe de derechos humanos.
Me ardí mas cuando leí que Derbez dijo: 'que a través de ese funcionario México puede dar un aporte a la región de lo que ha logrado en los derechos humanos'.
Soy mexicano, orgulloso de serlo, pero sinceramente no creo que México tenga algo para ir a enseñar en materia de derechos humanos; entre otras cosas, porque la defensa de los derechos humanos la han dado ciudadanos, activistas independientes, algunos pagando incluso con la vida, como Norma Corona, por ejemplo. No ha sido una prioridad del gobierno defender a los mexicanos, para empezar, de los abusos de las autoridades.
El actual gobierno del panista Vicente Fox no ha querido hacer algo para castigar, por ejemplo, la represión brutal que sufrieron tantos y tantos desaparecidos políticos. Entonces cómo puede el funcionario Derbez ir a solicitar un puesto en una materia en la que no hemos hecho la tarea.

2 comentarios:

la flaca dijo...

Yo también me siento orgullosa de ser mexicana, pero la verdad, con estos políticos (de todos los colores) esto se está conviertiendo en una vergüenza de país. A ratos me dan ganas de afiliarme a la fundación Vámonos de México, pero también creo que aquí queda mucho por hacer. Hay que buscar la manera de quitar el poder a la bola de ineptos que están arriba. La corrupción se erradica botando a TODOS de donde están.
Por lo de tu post anterior, es indignante ver cómo la iglesia insiste en decidir por nosotros e imponer injusticias. Cualquier persona prudente sabe que cuando está en misa hay que quitarle sonido al celular o apagarlo y puede disernir si la llamada es urgente o no...
http://lamorritade.elcanibal.com

jmrobledo dijo...

Una forma de comenzar es haciendo opinión. En un blog, en una carta a un periódico, en un chat, hay que opinar para que el resto de la gente abra los ojos y deje de darle sus voto a una manada de rufianes. Una transformación no se hace de la noche ala mañana yno se hará si no empezamos a caminar en esa dirección.